lunes, 22 de octubre de 2007

¿Por qué flotan los barcos?

Los barcos han surcado los mares desde tiempos inmemoriales...pero, por qué flotan esas masas gigantes sobre el agua?

La explicación nos la ofreció en su día el sabio Arquímedes: todo cuerpo sumergido en un líquido experimenta un empuje hacia arriba igual al peso del líquido desplazado.


Es decir, en el caso del barco, el peso del agua desplazada por la parte sumergida, es igual al peso de la parte que queda por encima del agua. Para llegar a esta conclusión, nuestro amigo Arquímedes se metió en una tina con agua y se dio cuenta que cuanto más se sumergía, más agua caía de la tina!

Por si no queda claro vamos a estudiarlo más detenidamente: un objeto se hunde en el agua si éste es más denso que ella; los barcos, aunque están construidos de grandes masas de acero, flotan porque en su interior encierran grandes espacios de aire; y la densidad media del acero y demás materiales con que se construyen los barcos más el volumen del aire dentro del mismo es menor que la del agua!.

La evolución del barco ha sido increíble; en sus orígenes tan solo eran troncos huecos unidos, tipo canoas o piraguas y con ellas se atravesaban ríos o lagos.

Pronto aparecieron dos herramientas fundamentales en la navegación: el remo, accionado por el hombre y la vela, que usa la fuerza del viento. Los fenicios fueros grandes impulsores de la navegación por mar, aunque ya se conoce que las primeras civilizaciones orientales usaban estos métodos.

Los primeros barcos que surcaron los mares se llamaban juncos (originarios de China) o los drakkar (de los temibles vikingos) o las galeras romanas.

Otros barcos clásicos han sido las carabelas (las que capitaneó Colón) y los galeones usados desde mediados del siglo XV. Los galeones se usaron como transporte de mercancías y también como buques guerreros, ya que eran de un gran tamaño: más de 40 metros (eslora) y podían albergar a casi 800 tripulantes.

En el siglo XIX se comenzó a usar el hierro para recubrir el barco y el vapor para propulsarlo, toda una revolución.

En el siglo XX aparecieron los barcos más perfeccionados, ya que usaban motores de combustión; paulatinamente desaparecieron las embarcaciones a vela y a vapor, aunque hoy en día las regatas de vela son un clásico en varios países.

Actualmente uno de los mayores trasatlánticos en el que podemos realizar un crucero es el "Queen Mary 2": casi 3.000 pasajeros, piscinas, golf, restaurantes, gimnasios, cine...una ciudad flotante.


Artículos relacionados:

Add to Technorati Favorites